viernes, 1 de febrero de 2013

DzC: El tiempo anterior (VI)


LA ADVERTENCIA

Días después, un mensaje fue transmitido por todos los canales de los mundos habitados por humanos (cada canal fue hacheado con éxito simultáneamente momentos antes). Estas palabras fueron expresadas suavemente en el lenguaje nativo de cada región, pero la versión en español fue esta:


Se acerca un tiempo de horrible fortuna.
Vuestra raza se encuentra sobre el filo de la navaja.

Un enemigo implacable se aproxima,
contra el que no tenéis tiempo suficiente
para prepararos ni esperanza de victoria.

Os imploramos que abandonéis vuestros
planeta natal, y aquellos más cercanos a él.

Uníos a Nosotros sobre Vega IV de aquí a un año y
os guiaremos hacia vuestra salvación.

Fallad, y sólo la muerte os espera.

Durante los meses posteriores a la retransmisión, surgieron tensiones en las poblaciones de los planetas centrales. Algunos hicieron caso omiso de La Advertencia como si fuera alarmista, nada más que una broma elaborada. Los cultos religiosos crecieron en popularidad, todos proclamando la llegada del día del juicio y lamentándose por la expiación de pecados, tanto reales como imaginados.

Normalmente, habría sido fácil desacreditar La Advertencia como mentiras insidiosas, si no hubiera sido por la espeluznante exactitud y plenitud del hackeo simultáneo de cada canal de comunicaciones conocido por el hombre. La AAT fue incapaz de conseguir ningún tipo de respuesta concertada o explicación, un fallo reflejado por las administraciones de todas las colonias de la Tierra. Las conexiones con el cierre de la red Sudamericana tampoco pasaron inadvertidas.

Conforme pasaron los meses, y la fecha límite se aproximaba, los casos de saqueo, pánico y caos se incrementaron. Y una paranoia sorprendente y sin precedente comenzó a enconarse en el corazón de las sociedades. Los gobiernos se centraron en ellos mismos para reprimir la subversión entre sus propias filas, las comunidades ordinarias, familias y amigos, se dividieron entre los que querían huir, luchar o simplemente ignorar La Advertencia.

Semanas antes de la fecha límite, los ejemplos de robos de naves con capacidad de pliegue espacial, y motines a bordo de naves de guerra de la Armada de la AAT se volvieron algo común. Todas las clases sociales fueron forzadas a entrar en acción y tomar partido durante este tiempo. Se cuentan historias de familias rotas y amistades desgarradas desde aquellos tiempos oscuros.

Días antes de la fecha límite, una flota de batalla de la AAT de tamaño considerable se posicionó sobre Vega IV, una roca deshabitada aproximadamente equidistante a la mayoría de Mundos Cuna y la propia Tierra.

Enfrente de esta formidable fuerza, una heterogénea pero vasta flota de naves civiles y militares amotinados comenzó a formarse. Para el día límite, la flota Abandonista había crecido hasta alcanzar proporciones épicas. Miles de naves conteniendo millones de personas de todos los planetas centrales se habían congregado sobre Vega IV.

Con órdenes de no confrontarse agresivamente, pero con permiso para usar la fuerza en caso necesario para evitar un éxodo masivo, la bien armada pero numéricamente sobrepasada flota de la AAT esperó nerviosa el momento de la verdad. Mientras el reloj se aproximaba hacia la hora cero, millones de personas contenían el aliento. Las armas de proyectiles magnetizados fueron preparadas y alineadas, se levantaron los escudos y los motores sub-luz se pusieron a toda potencia.

Exactamente un año después de que La Advertencia fuese lanzada, un mensaje simple basado en texto fue transmitido a todas las naves Abandonistas:

+++ OS ACONSEJAMOS
DIRIGIROS
A LAS COORDENADAS
QUE HEMOS CARGADO +++

+++ HEMOS HECHO
VUESTROS MOTORES
PRECISOS +++

+++ HABÉIS HECHO
LA ELECCIÓN CORRECTA+++

Picos en la transferencia de datos indicaron un hackeo simultáneo de todas las naves Abandonistas, indicando la inserción de coordenadas de pliegue espacial en sus motores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario