viernes, 29 de marzo de 2013

DzC: El tiempo anterior (X)


LAMIÉNDOSE LAS HERIDAS.

Porqué el enemigo falló al atacar las colonias sigue siendo un misterio. Se elaboraron muchas y diferentes teorías, cada una menos convincente que la anterior. El remolino de caos que rodeó a la invasión proporcionó pocas oportunidades de realizar un estudio adecuado del enemigo. Todo lo que se sabía de su fisiología, fuerzas y debilidades fue deducido de la experiencia en la batalla. Los pocos cuerpos alienígenas recuperados (principalmente de aquellos que habían perseguido civiles aterrorizados a bordo de naves huyendo) aportaron poca información.


Parecía que los alienígenas fueran formas de vida basadas en el carbono no muy diferentes a los vertebrados de la Tierra en cuanto a su taxonomía. Aunque mostraban una apariencia superficial similar a la de los lagartos, se descubrió que tenían sangre caliente, y que respiraban oxígeno. Lo único que se descubrió fueron aspectos de su sistema nervioso radicalmente diferente y muy poco familiar biológicamente. Aunque formaba parte claramente del cuerpo, compartía muy pocas similitudes con el resto, a nivel celular, químico o puramente subjetivo.

El comportamiento de los guerreros alienígenas también parecía extraño en relación con la cuidados planificación que una empresa de tal calibre como la invasión habría requerido. Sus acciones casi dementes y sin sentido eran difíciles de comprender. También, rumores de otras criaturas, más aterradoras, empezaron a surgir, principalmente incoherencias de supervivientes aislados u hombres heridos. Cuentos de bestias, monstruos e incluso demonios empezaron a prevalecer. Muchas de ellas fueron atribuidas correctamente al terror y caos que había engendrado el ataque, ya que los hombres habían sido testigos de la muerte a una escala horrible y de una naturaleza espantosa.

Los siniestros intenciones de su propósito y el devastador efecto de su carnicería condujeron al nombre popular del temible enemigo – la Plaga.

Con el tiempo, se hizo obvio que la Plaga debía no tener una ruta usable hacia las colonias. Una medida inmediata y preventiva instigada por las colonias fue reconfigurar sus nodos de pliegue espacial, haciendo imposible para naves fuera de las colonias saltar hasta ellas con la más mínima precisión. Incluso las naves humanas capturadas de la Tierra o los Mundos Cuna no podían seguirlos. Mientras que esto impedía que cualquier superviviente que hubiera fallado al encontrar en las colonias un lugar seguro, fue visto como una medida justa y necesaria.

Como las naves de la Plaga eran simplemente incapaces de saltar a las localizaciones de las colonias (algo que se razonó debían saber por aquel entonces), se postuló que la Plaga también necesitaba nodos de pliegue espacial igual que las naves humanas (a diferencia de los super avanzados Shaltari, quienes parecían capaces de saltar a cualquier lugar a voluntad). Esto dio a los supervivientes una medida de seguridad, aunque también planteaba la cuestión de cómo las flotas de la Plaga habían llegado con espeluznante exactitud durante la invasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario