jueves, 22 de septiembre de 2022

Nostalgia pura...

 Buenas, escuchantes!

Entroncando con la dosis de nostalgia en vena que supuso la parte final del episodio de anoche, y a raíz de una conversación con amigos en un grupo de wassap, me ha dado por acordarme de las primeras minis que pinté en mi vida de manera consciente... allá por el año 1995... 

El caso es que he ido a buscarla, porque son de esas cosas que recuerdas siempre con añoranza pero que nunca sabes exactamente dónde están, ni si siguen contigo...

A lo largo de los 30 y tantos años que llevo metido en este mundillo de una u otra manera, he comprado, montado, pintado y vendido o perdido por ahí innumerables minis... pero estas 3 en concreto siempre han estado conmigo... y hoy, 27 años después, por fin les he hecho justicia, porque las he encontrado... durmiendo el sueño de los justos en un organizador de plástico junto a un kilo de minis sin pintar de Goblins de Rackham... y las he llevado al lugar que como minis pintadas les corresponde, la vitrina!

Y ahora, sin más dilación, las minis y las pinturas... el pincel sí que ya pasó a mejor vida... que esto tiene más años que algunos de los que leáis esto XD

Aquií el trío calavera... el marine y el guerrero del caos que venían con la caja de pinturas, manchados siguiendo la guía que los acompañaba y varnizados con una poderosa capa de titanlux brillante, tamnbién conocido como Adamantium... XD

Aquí el Ultrapitufo... descubriendo el dolor que era imprimar plástico... sin lavarlo... con pintura blanca... a pincel...


El guerrero del caos... una mini que me llevó a interesarme bastante... por los Altos Elfos, que fueron el primer ejército de Warhammer que coleccioné... XD


En el 95 llegó la primera edición de Necromunda, que se convirtió de inmediato en mi juego fetiche hasta el día de hoy... De esta mini me sentía muy orgulloso y de hecho deben los ojos que mejor me han quedado... a día de hoy soy completamente incapaz de pintarle los ojos a una mini... 😢


Justiciaaaaaaaa!!!!



Ahora os dejo una foto del primer set de pinturas que compré... obviamente de Citadel, que era lo que más accesible me resultó en aquella época... Estas pìnturas tienen casi 30 años y siguen estando en perfecto estado de uso... las tengo guardadas como oro en paño y no las gasto únicamente porque no quieto que se gasten... 😅 La única que falta, y que está reemplazada por otro bote algo maltrecho de un color metálico es la Chestnut Ink, que sí que la gasté en su totalidad...




Y vosotro qué? Guardáis con añoranza y apego vuestros primeros pasos en este mundillo?

Un SALUDo y nos vemos en la próxima! 😉


No hay comentarios:

Publicar un comentario